¿A qué huelen las Creative Clouds?

Sum sum sum… A dinero. Obviamente. Las Ligeras actualizaciones de Adobe (AKA El Imperio) llegan con un cambio de modelo de “Suscripción”

Tras el estreno de Adobe Creative Cloud compruebo con horror la nueva política de Adobe con respecto a los programas de su Suite mas famosa. Los Updates y versiones nuevas de la compañía de una versión a otra tradicionalmente han conseguido llevar a la realidad lo que apenas veíamos en la ciencia ficción o en CSI, que viene a ser lo mismo. (Si te tengo que explicar que del reflejo de un espejo en una llanta de coche en un ojo en una foto de carné no se saca una cara perfectamente definida, la verdad es que tengo una curiosidad loca por saber que haces leyendo esto)

Claro que ahora ya no va a ser así, en teoría. Cruzando de una forma un poco Sui generis, el modelo de actualizaciones de la AppStore de Apple con el de Autodesk, la manera en que Adobe rentabilizará su suite es mediante un sistema de licencia en alquiler sin opción a compra, con lo que los updates se irán sucediendo de forma “transparente” para el usuario.

Acciones condicionales, reducción del desenfoque por movimiento de cámara, Enfocado inteligente, previsualización de escalado interpolado o camera RAW como filtro, son sólo algunas de las mejoras tan sólo del rey de la suite, el Photoshop CC, pero ya os advierto que no es un paso de gigante en comparación con los saltos dados entre las últimas versiones.

¿Merecen la pena las novedades para dar el salto de la propiedad de un programa a a licencia de uso mes a mes? Veamos primero el funcionamiento de la nube.

¿Dónde están los pixels que te debo? En una cajita…

En primer lugar y debido al sistema de licencia que abordaré mas tarde, ya no hay un “Master Collection” ni nada por el estilo, descargas un instalador donde eliges cuales programas vas a instalar, y obviamente todo esto va a través de internet, con lo que o tienes red o ya te vas olvidando.

Adobe hace muchas cosas bien, pero todo aquel que ha trabajado con Acrobat Pro, sabe lo desesperantemente insistente que es su updater, que tras saltar en mi dock todos los días de mi vida, creo que ya forma parte de mis pesadillas mas recurrentes. Al parecer la compañía entera ha adoptado este sistema, así que es de esperar que tengamos updates diarios de los programas que utilicemos, con el consiguiente gasto de ancho de banda y de tiempo. Enhorabuena Adobe, te ha costado, pero has convertido una virtud en un defecto, y por si fuera poco lo has exportado a todos tus programas.

El sistema de licencias de uso: La tatarabuela de todos los corderos.

Efectivamente, pague por uso. Si usas photoshop, sólo pagas unos 25€/mes por el uso de este. Lo que vendría a ser el pack completo tiene un coste de algo mas de 60€ al mes (alrededor de unos 730€ anuales) pero con un compromiso de permanencia de un año, al mas puro estilo operadora de telefonía. (Espero que sea lo único que copian de estas compañías)

La idea de Adobe debe ser parecer mas barato de lo que era hasta ahora, ya que el desembolso inicial para tener sus productos era abultado. Esto será así para los usuarios que no tengan versión alguna, pero si lo piensas detenidamente las empresas no suelen ir a la última, precisamente por ese coste.

La realidad es que con un CS4 o un CS3 puedes trabajar a día de hoy sin mayores problemas, con lo que con este cambio, los de Adobe se están cargando la posibilidad de comprar tus programas y actualizarte dentro de 6 u 8 años, dentro de 3 ó 4 versiones. Dejas de pagar, dejas de tener acceso a los programas.

¿Y porqué no dan las dos opciones? La excusa oficial es que es muy caro mantener las dos formas de vender sus productos… pero me vais a perdonar si viendo los resultados fiscales del Imperio de 2012, con el declive progresivo de Flash y una crisis galopante en EEUU y Europa,  no me echo a llorar amargamente por que su perro se comió sus deberes.

Y si la idea era prevenir la piratería tampoco parece la solución definitiva, dado que photoshop cc estaba disponible para su descarga ilegal algo así como 24h después del release.

Si aun no has adivinado que no soy muy fan yo del nuevo sistema del imperio ya te lo digo yo a las claras: Me parece una forma descarada de sacar dinero, lo cual no es malo en si mismo, pero lo realmente preocupante es que parece un modelo de venta enfocado en los accionistas y no en sus clientes. Además me parece que, bromas a parte Adobe tiene una posición dominante en el mercado de la producción gráfica a casi todos los niveles que roza el monopolio.

¿Merece la pena entonces el Creative Cloud?

Como de costumbre, El Imperio saca cosas bastante chulas de una versión a otra, por poco que sea, el filtro Camera Raw, el nuevo enfoque inteligente y la reducción del movimiento de cámara son características nuevas que quiero poner a prueba ya, a ver si son tan buenos como prometen, pero el nuevo sistema de pago es una letra pequeña tan grande que lo único que leo es “NO ACTUALICES!”

Lo bueno es que en general podremos seguir un tiempo aferrados a nuestros CS6 mientras rezamos para que -al igual que Microsoft cuando se ha encontrado con las críticas suficientes con su Xbox One- los señores de El Imperio reculen y se den cuenta de que si los profesionales entran mayoritariamente por el aro, es porque es el único aro por el que entrar, pero tener a disgusto a mucha gente no suele dar buenos resultados a largo plazo.