Evolución en el Diseño Gráfico Web

En la actualidad nadie duda de la importancia de un diseño web profesional en el mundo corporativo. La usabilidad, la adaptabilidad, las ventanas flotantes y los elementos dinámicos son cosa del presente, y es que los sitios web han ido mejorando mucho con los años y han alcanzado con buen pie la edad adulta. Pero todos tenemos un pasado y hoy vamos a contarte cómo ha sido la evolución del diseño de páginas web desde sus inicios, a principios de los 90, hasta hoy, 25 años después.

El génesis

Según la omnipotente Wikipedia, amiga empollona de los adolescentes en el siglo XXI, la autoría de la primera página de Internet pertenece a Tim Berners-Lee y se remonta a 1991. El propósito de esta página, realizada con una computadora NEXT, era informar sobre la World Wide Web, es decir, Internet para el común de los mortales.

La computadora que incluía el primer navegador

¿Y qué es NEXT? Te preguntarás. Fue una empresa que duró apenas 10 años pero constituye el germen de MacOS. Por aquel tiempo Steve Jobs no había tenido mucha suerte trabajando en Apple, así que decidió seguir por su cuenta y fundó NEXT, que comercializó la primera computadora capaz de hospedar un servidor web, utilizar una interfaz gráfica con plena usabilidad, ejecutar un navegador y utilizar Objective-C, uno de los lenguajes de programación más importantes hasta el presente.

Visita la primera página web del mundo

Con este ordenador se creó esa primer página web (w3.org, por si quieres visitarla) a la que pocos pudieron acceder en aquel tiempo, ya que el número de personas con acceso a la red era ínfimo.

Los primeros pasos de la web

Si te ha picado la curiosidad habrás podido comprobar que la página de Tim Berners-Lee contiene solo texto en lenguaje HTML y algunos enlaces que tratan de explicar brevemente qué es y cómo funciona la World Wide Web. Tim ya apuntaba a que este medio constituía una plataforma de acceso universal para todo un universo de documentos, valga la redundancia. No se equivocaba.

Características

Las primeras páginas web se componían de texto, con lenguaje de hipertexto HTML, y un uso muy limitado de los colores. El diseño de esas páginas se ha convertido en el presente en ese amasijo de texto y enlaces que vemos cuando una página no carga bien y nos devuelve una versión más básica de la web, pero en la época era el no va más. Ahora ese diseño web primigenio algo cutre o retro, según los ojos que lo miren.

Diseñando las primeras páginas web

A lo largo de los primeros años ya comenzaron a aparecer elementos que dotaban de mayor usabilidad a las páginas, funciones que facilitaban la navegación con un “look” más elaborado.

  • Iconos: para representar carpetas, documentos o programas, por ejemplo.
  • Imágenes de fondo: para dotar de mayor personalidad a cada página.
  • Banners: el anuncio del mundo online ya hacía sus primeras apariciones para promocionar marcas, productos o servicios.
  • Botones: sí, algo tan básico como un botón. Es uno de los elementos más importantes en la navegación de ayer y de hoy.
  • Se considera que esta etapa inicial abarca desde 1991 hasta 1995.

La adolescencia, consolidación del diseño web

Entre la experimentación y el frikismo comenzó la etapa de consolidación del diseño web, con un aluvión de novedades que finalizarán con un aspecto más parecido a lo que conocemos hoy. La aparición de herramientas de diseño web facilitó en gran medida esta evolución, que propició la llegada de usuarios con un crecimiento vertiginoso.

Gracias al trabajo de informáticos y diseñadores el alcance e impacto de las páginas web ganó en funcionalidad y estética. Con la entrada cada vez más arrolladora de usuarios, las empresas enfocaron su mira hacia lo que ya se conocía como “el negocio de Internet”, había comenzado la revolución de un medio.

La mayoría de herramientas que permiten funcionar a las páginas web de hoy se idearon durante esta etapa. Sus creadores no se imaginaban la gran importancia que tendrían en el futuro. Las más destacadas y que seguro conoces (aunque solo sea por el nombre) son:

  • Flash: supuso un vuelco en el diseño de páginas web gracias a la posibilidad de incorporar contenidos multimedia y animaciones. Para muchos es ese programa pesado que siempre tienes que actualizar, pero también gracias al cual podemos reproducir una masa incalculable de vídeos y otros elementos animados.
  • Javascript: otro de los lenguajes de programación más utilizado que se ejecuta en el ordenador y no en los servidores. Permite mejorar la navegación y la interfaz gracias a efectos atractivos y dinámicos en las páginas web.
  • Hojas de estilo CSS: llegaron de la mano de HTML3. Su principal función es que permiten dar forma a un diseño consistente y fácil de modificar. Si varias páginas se engloban bajo una misma hoja de estilo, solo es necesario modificarla para cambiar el aspecto de todas las páginas.
  • Frames: fue implementado por Netscape y permite dividir la pantalla en varias áreas independientes unas de otras (con distinto contenido), aunque puedan estar relacionados.

Y con el fin de esta etapa, en el año 2000, Internet ya funcionaba con las tecnologías que dan forma a la World Wide Web de hoy. Internet ya era mayor de edad, pero aún le faltaban un par de lecciones por aprender, 2.0 para ser exactos.

Evolución del diseño durante el siglo XXI, etapa de maduración

A partir del año 2000 se desarrollaron las herramientas ya existentes para potenciar el texto sobre la imagen y orientar las páginas hacia su contenido. El lenguaje CSS permite separar el contenido de su diseño y eso abrió un mundo de posibilidades creativas.

Se consolidan tendencias de usabilidad y estética dando lugar a un ecosistema de webs cada vez más coherentes y homogéneas, por lo menos en cuanto a funcionamiento se refiere. Gracias a esta tendencia los usuarios podemos navegar con relativa sencillez en cualquier página ya que todas siguen una estructura lógica y ordenada. Además de esta estandarización del funcionamiento y la ordenación de elementos, también comenzaron a aplicarse tendencias estéticas al diseño web.

– Comenzaron a utilizarse espacios en blanco para favorecer el descanso de los usuarios.

– El diseño realista dió paso al diseño plano (flat desing, más minimalista y acorde a la tendencia estética actual.

La irrupción de los teléfonos inteligentes (smartphones) supuso una revolución del mundo digital y propició el omnipresente diseño responsivo (ahora adaptable), que es la principal característica que marca el diseño web en la actualidad.

Selfie! ¿Cómo estamos ahora?

Cuánto ha cambiado Internet desde los primeros comandos hasta las animaciones en After Effects. El diseño de páginas web es un sector en constante crecimiento en la actualidad y nada sería de él sin las arcaicas herramientas que permitieron su desarrollo.

Gracias a la evolución de HTML5, PHP, ASP y Javascript (entre otras tecnologías) hoy las posibilidades creativas de una página web son tan ilimitadas como tu imaginación. Y si hay algo que no se pueda hacer todavía, estamos seguros de que será por poco tiempo.

Los elementos que definen el terreno actual son:

  • La compatibilidad de elementos multimedia en cualquier dispositivo y navegador.
  • La importancia de las redes sociales, foros y comunidades online como conector social y medio para compartir intereses.
  • Los contenidos interactivos que permiten interactuar al usuario y llevar a cabo una comunicación bidireccional de retroalimentación entre el público y las páginas o empresas.
  • Los dispositivos móviles y wearables, que permiten una conexión constante con la red.
  • Las aplicaciones, una de las mayores aportaciones en los últimos años y que seguirán vigentes en el futuro.

El diseño adaptable marca la tendencia en un mundo lleno de pantallas, y aún quedan algunas por llegar, así que el trabajo nunca termina en la era tecnológica.

El futuro del diseño web

Para concluir nos adentramos en las tecnologías de hoy que serán “lo normal” del mañana. De la misma forma que Flash y Javascript fueron los pilares del diseño web desde sus inicios hasta ahora, el Big Data, IoT y la hiperconectividad (sin olvidarnos de la robótica) son el germen del futuro y de la cuarta revolución industrial, que se está produciendo ahora.

La casa, el coche y un bebé

Para que se entienda mejor hacia dónde caminamos podríamos decir que el Big data es una gran casa llena de datos que es necesario ordenar, gestionar y analizar. El coche representa al internet de las cosas (IoT, Internet of Things) elementos conectados a la red compartiendo información para un funcionamiento más eficiente y sostenible; y el bebé sería la hiperconectividad, el nexo que une a los dispositivos conectados y cómo se relacionan entre ellos.

Los usuarios seguirán evolucionando y con ellos lo hará diseño web, que marcará un papel fundamental en la forma en que te relacionas con los distintos dispositivos. Han sido 25 años de evolución, producto de un duro trabajo de la comunidad y el talento de algunos genios. ¿Cuál será la siguiente revolución? Y lo más importante ¿Estaremos aquí para verlo?