Branding

¿Cuál es tu identidad corporativa?

La imagen que proyecta tu marca a tus stakeholders es fundamental. Aunque no lo parezca va a influir de forma directa en su comportamiento a la hora de comprar tus productos y, por tanto, algo abstracto puede acabar repercutiendo en tus resultados de venta.

Por esta razón, contar con una campaña de comunicación corporativa y marketing realmente competitiva que trabaje en proyectar el branding es absolutamente fundamental para lograr los objetivos anuales que puede tener cualquier compañía al inicio de cada ejercicio.

Conoce la identidad corporativa de tu marca

La identidad corporativa de una marca viene definida por tu propia empresa. En la mayoría de las corporaciones, uno de los primeros aspectos que se establecen son sus valores, es decir, aquellas características que la definen ante el resto de la población, además de la misión. Precisamente, la misión guarda una estrecha relación con los valores, ya que de acuerdo con ellos se intentarán cumplir los objetivos para lograr la misión. Por tanto, la identidad de una compañía son todo este conjunto de valores y creencias que le sirven para diferenciarse del resto de las empresas del mercado.

De hecho, a nivel corporativo, cuando realices un ejercicio de benchmarking debes tener en cuenta este conjunto de valores a la hora de compararlos con la competencia. Al crear una identidad, debes hacerlo pensando en tu propia empresa y también dentro de una estrategia que te permita empezar a formar parte de los pensamientos de tu público objetivo. A nivel interno, los valores, la cultura, la estrategia y todo el entramado comunicativo son una de las partes de la moneda. En cambio, la forma de llegar a todos tus stakeholders es la parte externa.

Aunque parezca algo totalmente abstracto, debes tomarte el proceso de creación de la imagen de tu empresa como algo de carácter estratégico. Si eres capaz de definir y encontrar aquellos rasgos y características adecuadas de tu compañía de la forma más precisa posible, conseguirás impactar de manera más efectiva en tu público. Y, además, también se ahorrará tanto en capital económico como en tiempo de trabajo antes de lograr los primeros resultados.

Las seis claves para construir una imagen de marca

Por tanto, a la hora de hacer branding de tu empresa puedes encontrar hasta seis claves y aspectos que debes tener en cuenta para hacerlo de la forma más efectiva posible:

  1. La filosofía de la empresa: en la construcción de cualquier corporación es algo que se debe tener muy en cuenta en estos procesos iniciales. Los conceptos de misión y valores deben aparecer en este punto. Además, también debes definir la visión, es decir, la estrategia que te va a permitir alcanzar la misión. La misión es lo que quieres conseguir y la visión cómo lo quieres realizar. A la hora de construir una página web, una de las primeras landing pages que debes plantearte no es más que la redacción de toda esta información.
  2. No te olvides de la cultura corporativa: el primer punto debe ir acompañado de la parte cultural. Los valores que debemos definir también forman parte de tu cultura corporativa. En líneas generales, es el conjunto de pautas, conductas y comportamientos que deben seguir los empleados. Por ejemplo, si la compañía trabaja en actos de responsabilidad social corporativa en ayuda a los animales, un trabajador no puede participar en el maltrato animal. Si se diera, la imagen de la compañía quedaría afectada y, por lo tanto, se debería reunir un comité de comunicación de crisis para decidir cuáles son las medidas a tomar.
  3. Cuida todos los detalles de tu estrategia de comunicación corporativa: a la hora de diseñar una estrategia comunicativa eficiente es necesario cuidar todos los detalles. No debes quedarte solo con las formas que tienes de comunicar tus valores a tu público externo, sino que debes ponerlo en práctica en tu propia empresa. En este sentido, los trabajadores deben formar parte de tu estrategia. Elabora un manual de protocolo de actuación para saber cómo se debe actuar en cada situación. No olvides que cualquier visita de uno de tus stakeholders es una prueba a superar. Si tu propia plantilla no pone en práctica tu estrategia, los resultados pueden verse afectados.
  4. Resultados permanentes en el tiempo: cuando apuestas por poner en práctica una estrategia comunicativa, buscas estabilidad en el tiempo. Te marcas unos objetivos y quieres mantenerlos a medio y largo plazo. Esto repercutirá positivamente en la imagen de tu compañía. No olvides que transmitir solidez es sinónimo de confianza en todos tus públicos objetivos y, por tanto, el pensamiento cuando aparezcan tus productos será mucho más positivo.
  5. Internet es cada vez más importante: el proceso de digitalización ha modificado el panorama empresarial de una forma totalmente radical. A día de hoy, se puede afirmar que la reputación online ha cobrado un protagonismo incluso mayor que la offline. Existen muchos canales en Internet como las redes sociales, tu página web y diferentes foros y formas de expresar la opinión que se deben tener en cuenta. Es necesario que elabores un manual de actuación para definir tanto el lenguaje y el tono con el que te dirigirás a tu público objetivo, además del protocolo en caso de que estalle cualquier tipo de crisis, ya sea por un comentario en las redes sociales o por otros aspectos.
  6. Universalizar el manual de identidad corporativa: además de ser ágiles a la hora de actuar para que la crisis tenga el menor impacto posible, es necesario que los protocolos de actuación estén claros y que todo el mundo los ponga en práctica. No olvides que una imagen de unidad refuerza el concepto que busca la empresa a nivel de identidad. En cambio, si todos van por su lado, también se puede ver afectada la propia imagen de la compañía.

La importancia de la identidad corporativa

Seguir estas seis claves te permitirán no solo construir una imagen empresarial sólida y que te sirva para empezar a impactar en la mente del consumidor, sino que además pondrás los cimientos para poder superar a tu competencia. Sin embargo, no debes pasar por alto la importancia de invertir recursos y tiempo en la identidad corporativa. No es más que la guía que se debe seguir para cualquier actividad que lleve a cabo la organización. Todo tiene resultados, ya sean positivos o negativos, para la propia compañía. Por esta razón, es imprescindible que todo el mundo tenga claros los objetivos, la filosofía y los valores, así como el público al que se quiere llegar.

A la hora de entender la importancia que tiene la identidad, debes considerar la empresa como una persona. En todo el mundo, cada uno es diferente con su propia identidad que cuenta con sus virtudes y defectos. En el mundo del business, ya sean multinacionales o pymes, pasa exactamente lo mismo. Además de crear una imagen de acuerdo con tus objetivos y valores, también es importante trabajar correctamente en la elección del propio nombre, un logotipo y un eslogan de marca. Estos tres conceptos ayudarán a tu público objetivo a recordar a tu empresa. Un nombre complicado, que no esté relacionado con aquello que vendes y que no sea atractivo, solo ahuyentará a posibles consumidores.

Finalmente, los elementos visuales cobran una enorme importancia. ¿Conoces el refrán de una imagen vale más que mil palabras? En este caso, pasa exactamente lo mismo. El nombre ayudará, pero sobre todo el logotipo y el mensaje de marca es lo que puede acabar marcando la diferencia. La combinación de colores, la tipografía que utilices y sobre todo los medios en los que lo difundas serán los elementos que acabarán marcando la diferencia entre una identidad corporativa bien definida y otra que no lo esté. A la hora de reforzar este concepto, tampoco pases por alto las actividades de responsabilidad social corporativa. Una compañía que ayude a los más desfavorecidos y que trabaje por un mundo mejor siempre tendrá una mejor repercusión que otra que no lo haga. 

Identidad visual corporativa y responsabilidad social corporativa

Por ello, no pierdas de vista actividades de donación, especialmente en fechas tan señaladas como la Navidad, invertir en la investigación de enfermedades y en especial intentar aportar tu granito de arena para conseguir que todo el mundo viva en mejores condiciones. Relacionado con la identidad visual corporativa, el merchandising también es fundamental. Puedes conseguir impactos a nivel de responsabilidad social corporativa regalando objetos con el logotipo de la organización y conseguir una mayor influencia en el exterior.

Finalmente, la construcción de marca lleva su tiempo y sus recursos. Por ello, es fundamental la medición de cualquier acción que lleves a cabo para poder analizar posteriormente sus propios resultados. En caso positivo, debes buscar la forma de seguir buscando impactos y, en caso contrario, detectar qué ha fallado y corregirlo en el futuro. Los planes de comunicación que se incluyen dentro del plan de negocio son otro aspecto fundamental de cualquier compañía para alcanzar el éxito y todos los objetivos que se pueda plantear. En este sentido, no debe reducirse su presupuesto, como pasa muchas veces.