Imagen de marca y redes sociales, cómo aprovechar su potencial

Hoy en día ya no es suficiente con tener presencia en Internet, es fundamental que las empresas tengan redes sociales y las aprovechen al máximo para darle visibilidad a su marca. Es muy importante usar las redes correctamente para potenciar el branding de tu empresa.

Instagram, Twitter, Facebook, Youtube y LinkedIn son las redes sociales más usadas por las empresas para darse a conocer. Sin embargo, la lista es interminable, ya que dependiendo del objetivo de la empresa y del target al que se pretenda llegar, son más efectivas unas que otras.

En la era digital, no solo es suficiente con tener perfiles abiertos, también hay que saber gestionarlos correctamente. Es indispensable darle un buen uso a las redes y sobre todo, ser constante.

La influencia de las redes sociales en la creación de tu imagen de marca

Las redes sociales tienen una influencia directa en la creación de tu imagen de marca. Dependiendo de lo que publiques en ellas y del tono que uses para comunicar, crearás una comunidad con un estilo de seguidores u otro. Además, hay una serie de requisitos que le pueden dar más valor a tus perfiles sociales. 

Usar un lenguaje claro y directo

Es recomendable adoptar un torno cercano y humano frente a la comunidad de seguidores y sobre todo, transmitir la información de forma clara y concisa para conseguir una buena reputación de marca.

Aprovechar las funciones de la red social

Los medios sociales ofrecen una gran cantidad de funciones que son esenciales para llegar a los clientes de forma efectiva. Es importante que aproveches las tendencias en cada momento y que conectes con tus seguidores a través de los recursos que proporcionan las redes. 

Es muy útil crear hashtags identificativos de la marca o bien emoticonos, y usarlos de forma periódica para que el usuario los asocie a tu perfil de empresa. 

Viralizar el contenido 

Es igual de importante publicar contenido que conseguir viralizarlo. Proporcionar contenido de valor y diferente a tu red de seguidores es clave para que ellos mismos sean los encargados de hacerlo viral. Usar una estrategia de comunicación es un aspecto indispensable para poder elaborar acciones que tengan un impacto en la sociedad. 

Usar contenido visual 

La mayoría de personas se sienten atraídas por lo que ven, y es por eso que hay que jugar con los elementos visuales. Contar con buenos copys es importante, para ofrecer imágenes que consigan impactar al usuario aún más. Puedes usar un buen diseño e incluso un vídeo para transmitir una imagen atractiva de tu marca.

Por qué apostar por un buen community manager

La figura del community manager es indispensable hoy en día. Es el encargado de gestionar los contenidos en las redes sociales y de estar en contacto directo con los usuarios de forma online. Es fundamental su papel para poder conectar con los consumidores y hacerles llegar la filosofía de empresa de forma adecuada. 

De esta forma, el departamento de comunicación y marketing puede estudiar las tendencias y gustos del consumidor y así, ofrecerle lo que realmente necesita. Asimismo, es conveniente para poder llevar a cabo un plan de comunicación adaptado a las necesidades del público objetivo

La persona encargada de gestionar las redes debe tener un perfil concreto, ya que no todo el mundo es apto para desempeñar este papel. Cada plataforma digital tiene una manera de funcionar distinta, y es importante que la persona elegida tenga un buen conocimiento de las tendencias del sector.

Además, es importante reunirse de forma constante con la persona encargada para poder determinar los objetivos de la empresa de forma conjunta para que luego, el community manager marque las líneas de actuación para conseguirlos. Las reuniones periódicos juegan un papel indispensable para que cada trabajador desempeñe sus funciones de forma coordinada y coherente con los valores de la empresa. 

Buenas prácticas a aplicar en todas las redes sociales

Hay una serie de prácticas que es importante llevar a cabo para conseguir visibilidad en los medios sociales. 

1. Identificar aquellas redes sociales en las que esté el público objetivo

Como marca, es importante que estés presente únicamente en aquellas en las que también estén tus clientes. De esta forma, todos tus esfuerzos estarán concentrados en usuarios que realmente están interesados en tu negocio. Además, será mucho más fácil que consigas interactuar con ellos y atraigas más tráfico hacia la página web. 

No sirve de nada destinar tiempo y recursos a formar parte de comunidades en las que no hay personas que tengan interés en tu modelo de negocio. Por eso, hay que concentrar las estrategias de comunicación en aquellas que sean más efectivas. Un perfil en una red sin nada de actividad puede llegar a ser perjudicial para la imagen de marca.

2. Usar una imagen sólida y reconocible

Conseguir estar presente en la mente de los clientes es una de las tareas más importantes para una empresa, pero a la vez, una de las más complejas. Para ello, es importante crear una imagen real y que represente lo mejor de tu organización. En este caso, es muy útil jugar con la imaginación y creatividad, y apostar por los elementos diferenciales para conseguir reconocimiento visual de tu marca. 

No es recomendable cambiar de logotipo o de imagen de forma constante, ya que eso puede generar confusión entre los usuarios y que no asocien tu marca a ningún elemento identificativo.

3. Escribir una biografía relevante y única

Lo que realmente llama la atención a los clientes y les lleva a apostar por una marca u otra, es el contenido y las imágenes relevantes. En un entorno tan competitivo y en el que tienen tanta información a su alcance, es fundamental aportarles valor añadido y contar con ventajas competitivas. 

Para empezar, es importante centrar los esfuerzos en redactar una biografía en los diferentes perfiles sociales que sea identificativa de la marca. No es necesario que sea muy extensa, únicamente tiene que impactar y definir con palabras clave lo mejor de tu organización. También puedes añadir algún hashtag que vayas a usar en tus publicaciones para que los usuarios que compartan contenido tuyo, puedan usarlo y hacer más virales los contenidos. 

No se trata de venderse como el mejor ni de desprestigiar a la competencia, se trata de describir realmente lo que puedes aportarle al mundo y a tus clientes. Y es conveniente que la imagen y la descripción sea la misma en cada medio social en el que estés presente. 

4. Cuidar el lenguaje usado y el tono de comunicación

En cada plan de comunicación, es indispensable que haya una definición del lenguaje y del tono que se va a usar en todos los canales en los que la marca esté presente. La gran ventaja de definirlo es que consigue reafirmar la imagen de marca y conectar con personas afines. Y sobre todo, es importante usar siempre la misma línea y estilo de comunicación para no confundir a los usuarios y sobre todo, para que te identifiquen con él.

5. Cuidar la relación con los usuarios 

Responder a los mensajes en el menor tiempo posible y dar respuestas personalizadas a cada usuario es la forma de ganarte su confianza. Es fundamental adaptar el mensaje a cada persona y contexto. Y sobre todo, si alguien de la empresa comete algún error, el primer paso es reconocerlo en Internet y tratar de solventarlo. Las personas valoran de forma muy positiva a las empresas que han sido capaces de reconocer sus fallos y de corregirlos. Es una gran muestra de humanidad y proactividad.

6. Personalizar el mensaje en cada red social

No todas las plataformas funcionan de forma similar ni tienen los mismos objetivos, de modo que es importante adaptar el formato y los mensajes de las publicaciones a las necesidades de cada una. Hay que tener cuidado con los automatismos, y siempre escribir con precaución, ya que todo error en el universo online es muy fácil que se haga viral. 

7. Compartir contenido relevante

Ser constante es importante, pero aportar contenido de calidad es indispensable. La información proporcionada a tu comunidad tiene que ir definida por sus gustos e intereses. Y siempre es mejor calidad que cantidad. 

8. Planificación de un horario

Una de las tareas principales del community manager es tener una agenda con las diferentes publicaciones que va a realizar a lo largo de la semana. Es la forma más efectiva de no descuidar ninguna de las redes sociales y de tener un calendario con cada tarea fijada. 

9. Ser constante

La constancia y la paciencia son dos de las claves del éxito de gran parte de las empresas. Una buena marca personal y un perfil con muchos seguidores no se construye en unas semanas. Es una tarea que requiere tiempo y mucha dedicación, ya que los resultados van llegando de forma progresiva. 

10. Ofrecer contenido diverso y útil 

No es recomendable que cada publicación que realices vaya enfocada hacia tu empresa, ya que los clientes valoran negativamente el egocentrismo. Es importante que sientan que quieres ayudarles y ofrecerles información que sea relevante para ellos. Las publicaciones basadas únicamente en la marca carecen de credibilidad. 

En definitiva, las redes sociales se han convertido en un gran aliado para construir una imagen de marca sólida y de ganar visibilidad frente la competencia. Un uso adecuado de ellas es fundamental para conseguir un buen branding y atraer a los clientes adecuados.