La generación Z y cómo llegar hasta ella

Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que los millennials traían de cabeza al mundo del marketing y a todo aquel que la vio como una oportunidad. Hoy esa generación se queda atrás, desbancada por la conocida como generación Z o la generación del like. Ese nicho que pasa horas navegando, para el que la inmediatez es indispensable y al que cuesta atraer entre tanta distracción. 

La manera de consumir ha cambiado y la manera de comunicarse también. Ha llegado el momento de lanzar un mensaje distinto; uno adaptado a esta nueva forma de ver el mundo, en el que todo es digital, inmediato y a la carta. Vamos a contarte qué podemos hacer para llamar la atención entre tanto estímulo, entre tanta competencia. 

La generación Z, el último salto generacional y el marketing

Acotar generaciones o tipos de consumidores en espacios temporales es tarea complicada. La inmediatez no es solo un aspecto que define a esta generación, sino a este periodo de tiempo en el que todo cambia de un día para otro.

Gustos, dinámicas, formas de comprar, rutinas, etc. Las formas de comunicarse, de relacionarse y, por lo tanto, de consumir cambian a una velocidad inaudita. Un hecho que ha caracterizado a esta generación Z. La forma en que se denomina a los nacidos entre los años 1994 y 2009, según los expertos. Una generación caracterizada por la incorporación de las redes en su vida desde una etapa mucho más temprana a las anteriores. 

La socialización y el aprendizaje de estas personas, también conocidas como las integrantes de la generación del like, está condicionada por esta circunstancia. Un condicionamiento que por extensión afecta a la forma de conectar con las empresas. Nada de lo anterior vale para unos perfiles sumamente volátiles. Ha llegado el momento de reinventar el marketing, de empatizar con estos jóvenes a través de sus gustos y de su nueva manera de ver el mundo. 

Las características de esta generación adicta a los likes

Aunque es una generación que comienza a incorporarse al mundo laboral, su influencia ya se está dejando notar. Una influencia que se caracteriza por rasgos que los define. Rasgos perfectamente identificables y que deben ser tenidos muy en cuenta a la hora de diseñar las estrategias de marketing:

  1. La tecnología es un medio, no un fin. Es uno de los rasgos más importantes de esta nueva hornada de jóvenes y una de las grandes diferencias con otras generaciones anteriores. 
  2. Están peor informados que generaciones anteriores por la falta de autoridad. No se paran a reconocer lo que puede ser una noticia real de lo que no lo es. La inmediatez prima frente a valores como la veracidad. 
  3. El uso continuo de herramientas digitales para todo lo que tiene que ver con sus vidas, ya sea en el ámbito familiar, laboral, social o cultural. Toda búsqueda o decisión pasa por el tamiz de alguna herramienta. 
  4. Están menos informados, pero son mucho más creativos. La plasticidad impregna todo lo que tocan. Su plasticidad y creatividad en los nuevos entornos laborales que van surgiendo.
  5. Apuestan más por el aprendizaje a través de las experiencias. Tienden a creer menos y son muy críticos con la enseñanza tradicional. Es una generación que opina, que se posiciona. 

La generación Z y el cambio de usos de la tecnología

Se trata de otro de los rasgos y de los cambios con respecto a la generación anterior, muy a tener en cuenta por parte de quienes quieren llegar hasta ella. La relación, intensa por cierto, de esta generación con las redes sociales es uno de los rasgos sobre el que hay que poner el foco. 

Un foco que iluminará los canales que se usarán para llegar hasta ellos. Una tilde que poner sobre cómo esta nueva generación actúa y se relaciona a través de las redes sociales y del servicio instantáneo de WhatsApp.​ 

Nunca antes ha existido una generación con mayor acceso a la Red, a un mundo global. Nunca antes una generación estuvo tan estrechamente relacionada con la información. Pero tampoco nunca antes existió una información con menos filtros que en la actualidad. 

Una generación, por lo tanto, muy expuesta, pero también muy comprometida. Un compromiso que marca su manera de pensar, preocupada por el medio ambiente, temas políticos o de carácter social

La nueva manera de consumir y de conectar con las empresas

Además de cómo son, cómo piensan o cómo se comunican, estos jóvenes también han cambiado su manera de consumir. Otro de los grandes factores que debes tener en cuenta a la hora de empatizar para llegar hasta ellos.

Los expertos destacan que se trata de consumidores que no esperan. No están preparados para tener paciencia. Todo es inmediato y, además, todo tiene que serlo.

Son grandes consumidores de contenidos en los que precisamente lo inmediato y lo directo son las notas predominantes. Una realidad que los convierte lógicamente en grandes consumidores de contenidos de YouTube, Instagram y WhatsApp principalmente.

Los vídeos en particular y los formatos visuales en general son los más consumidos, así como los contenidos relacionados con entretenimiento, viajes, libros y belleza son los más demandados por estos jóvenes voraces.

La personalización, la identidad genuina y la creatividad son otras de las señas de identidad de esta generación y, por ende, de todo lo que demandan o están dispuestos a consumir. Un consumo en el que, por otra parte, se da en este caso prioridad a la calidad en lugar de a la cantidad

Conectar con las empresas y el nuevo tipo de marketing

Es lógico que en medio de este escenario que te acabamos de dibujar, el marketing, y todo lo que tiene que ver con él, se ha tenido que reinventar. Nuevas reglas y una nueva manera de conectar con las empresas para un panorama en el que todo es diferente. 

Es un escenario en el que hay que tener muy en cuenta los rasgos de la generación de los likes, sus gustos, su manera de pensar, su manera de consumir y de cómo hacerlo. 

1. Es más fácil llegar si se sabe cambiar el lenguaje. Se trata de jóvenes permanentemente conectados y más benévolos con las estrategias de marca que generaciones anteriores. Son más tolerantes, pero también más exigentes. ¿Cómo una empresa puede llegar hasta jóvenes permanentemente expuestos y altamente estimulados?

No hay otra forma que a través de la diferenciación. Está claro que en este nuevo mapa de empresas emergentes con una competencia atroz, la diferenciación es el único lenguaje ante el que estos jóvenes reaccionan en positivo. Hay que posicionarse ante quienes ya sabes que consultarán un sinfín de posibilidades antes de decidirse por una. 

2. Usar los canales por los que ellos se sienten más atraídos. De nuevo sale la inmediatez a colación. Si ellos se sienten atraídos por lo inmediato, entonces YouTube e Instagram serán los canales en los que el marketing debe poner todo el empeño. Será la mejor manera de que llegues hasta la deseada generación que ahora gobierna el mundo comercial. 

Los directos, las stories y los storytellings –historias de la marca– son productos por los que estos jóvenes se sentirán atraídos de inmediato. Nunca debes olvidar que no es una generación que ha conocido Internet, sino que ha nacido con él. Se mueven en el medio. Lo inmediato y lo visual es su hábitat

3. No perder de vista en las campañas la alta concienciación de estos jóvenes con los temas sociales y medioambientales. Llegar a ellos a través de lo que les inquieta siempre será más inteligente. La mejor manera que tienes no solo de llegar, sino de alcanzarles. De que captes su atención. Es una generación escéptica por las situaciones que han marcado la historia en la que han crecido. Un escepticismo que hay que afrontar y derribar en cualquier caso. 

Las empresas más comprometidas con los temas que son de su interés siempre tendrán mayor capacidad de empatizar con ellos. Un as que siempre has de tener en la manga. 

4. El mensaje tiene que ser claro y conciso. Te hemos dicho que se trata de gente pragmática. Un rasgo que hace que el mensaje de cualquier estrategia de marketing tenga que ser claro. No hay que tener miedo a la sinceridad ni a lo directo. No les gustan los rodeos. 

5. Los concursos y los sorteos, otra de las grandes maneras de llegar. Es una estrategia efectiva para con estos jóvenes, igual que pueden serlo los contenidos efímeros o el uso de influencers en las campañas. Son jóvenes curiosos con modelos que seguir. Les gustan los referentes pero también interactuar. Estos sorteos son una buena manera de hacerlo, y más cuando un influencer está detrás de ellos. 

Como conclusión, recuerda que la generación Z vive conectada. Nació conectada, lo que la convierte en un nicho perfecto para el marketing siempre y cuando este se reinvente y se adapte a este nuevo mundo de personas creativas, comprometidas, voraces y altamente resilientes. Se sienten atraídos por lo que ven, especialmente si es un contenido efímero e inmediato. Aún más cuando está enmarcado en algunas de las temáticas que les interesan.